lunes, 21 de julio de 2014

Capítulo I. Mi nueva aventura!

Tras... ufff... un año de actualizaciones más o menos (ejem) constantes, he decidido que voy a retomar mis friki-aventuras. Pensé si crear un nuevo blog para lo que voy a escribir, pero la verdad es que con variar un poquito la línea de éste me vale, así que... a desempolvar estos bits que tenía ya olvidados!

Y como las re-inauguraciones tienen que ser potentes, aquí lanzo el bombazo: he decidido hacer el grado de Ingeniería Informática! En realidad lo que siempre quise hacer era estudiar Ingeniería de Sistemas, pero como lo había a pocos km de mi casa, y mi madre me dijo que si estudiaba ahí, viviría en la casa materna, pues taché todas y cada una de las carreras de ese campus. Y ahora, diez años más tarde de aquella decisión (diez años, que se dice pronto!), me pregunto: "Y por qué no hacerla ahora?". Tengo mi carrera de Ingeniería, mi adaptación al grado, trabajo estable donde gano más de lo que pueda gastar (en serio, en menos de un año ya casi puedo comprarme un coche!!! Alucino!!!!!!!) y ninguna necesidad de complicarme la vida, peeeeeeero... ya se sabe que la cabra siempre tira al monte. Así que... ala, a sacarme la carrera de informática!

Opciones? Presencial totalmente descartado, que quiero seguir trabajando y siendo independiente. Presencial en modalidad tiempo parcial? Descartado también, porque aun así me exigen que asista a un mínimo de clases que me resulta imposible. UNED? Bueno, sí, está bien de precio y es totalmente online, peeeeero... es que hacen que las asignaturas parezcan mortalmente aburridas. Versión online del grado presencial? Bingo! Es la solución perfecta!

Decidida la modalidad para cursarla, toca elegir universidad. La Universidad Oberta de Catalunya, la Universidad Internacional de La Rioja, la de Isabel I La Católica... empiezo un largo recorrer de planes de estudios, sistemas de evaluación y sobretodo... precios! Pero virgen santa, cómo hay gente que se matricula pagando 60, 80 e incluso 90 euros POR CRÉDITO???? Cabizbaja, vuelvo la cabeza hacia la opción de la UNED, hasta que de repente aparece en el horizonte, presta a salvarme de mi desdicha... la Universidad de Burgos! Aquí me ofrecen enseñanza totalmente online, con mil trabajos, ejercicios y tests... y a precio de universidad pública! Doy gracias a todos los dioses y corro a pedirles información.

Aquí he de decir que mi opinión sobre la Universidad decae un poquito, porque son necesarios tres interlocutores y que envíe cerca de 15 emails para que me resuelvan todas las dudas que tengo sobre matrícula y convalidaciones (ni por todo el oro del mundo vuelvo yo a cursar álgebra, estadística o cálculo, hombre ya!!!), pero finalmente me las resuelven. Puedo convalidar entre cinco y diez asignaturas (ahora no recuerdo cuántas), así que entre eso y que me toca hacer dos asignaturas chorra (pero chorra chorra), me matriculo de todo primero. Ala, a por el toro de cabeza! Y es que el mundo de las convalidaciones es tan, pero tan simpático, que si los temarios de las asignaturas no son parecidos (remotamente, al menos), no te las convalidan. Y qué dos asignaturas no me van a convalidar y me resulta un chiste de dimensiones cósmicas?

a) Por un lado tenemos Informática Básica. Que es tan, pero tan, pero tan, pero tan, pero taaaaaan básica, que no la puedo convalidar por mis súper asignaturas mega curradas de informática de la carrera! Porque me examinan de cosas tan básicas como EXCEL, WORD y POWERPOINT. Venga, señores, que eso lo di en la academia de mi pueblo con 15 años! Pos así. Bueno, vosotros lo habeis querido: matrícula y el año que viene me tendreis que regalar una asignatura.

b) Otro chiste aun mejor: Inglés para la informática. Pues sí, como lo oís. A mí, que nunca he sacado menos de un 9 en todo el instituto, que tengo el Advanced y por media décima no me dan el Proficiency, que tengo la Escuela de Idiomas, que veo todo en Versión Original, que soy prácticamente bilingüe... me hacen cursar semejante asignatura! Porque claro, ves los temarios y son del palo de: "comprando un ordenador", "yendo con mi ordenador al servicio técnico", "poniendo el ordenador mega chachi"... Y como en todos los temas sale la palabra "ordenador", por mucho que yo ya haya cursado "Inglés" e "Inglés para la Ingeniería" en la carrera, pues me toca repetirla. Así que nada, lo dicho, a relajarse, sacar otra matrícula y disfrutar cuando el año que viene me eximan de otra asignatura! Si es que el mundo a veces tiene cada cosa...

Así que nada, aquí me hallo, como una colegiala impaciente esperando el inicio del curso para empaparme de nuevos conocimientos! Supongo que no pondré mucha cosa de aquí a que empiece, salvo si tengo algún contratiempo con la Universidad, pero vamos, que por aquí andaré a partir de ahora!


(Foto del mejor día del mundo, cuando salieron las listas de acceso a la Universidad!)

lunes, 28 de octubre de 2013

Capítulo VI. Final de temporada

Dios mío, no actualizo desde Julio... Qué desastre, jaja, pero eso no es más ni menos que el reflejo de que llevo todo este tiempo sin parar, a lo que se une que sigo sin Internet fuera del trabajo, por lo que me temo que el único final posible es... despedirme temporalmente de vosotr@s.

Os diré, a modo de actualización rápida, que sigo en el mismo trabajo (y ya con más trabajo que tiempo libre), que sigo con la misma chica y que ya estamos viviendo juntas desde hace unos meses, y que he conseguido dos cuartos puestos en el Campeonato Nacional de Surf y un primer puesto en el Campeonato Gallego de Stand Up Paddle, por lo que me siento completamente realizada en todos los ámbitos de mi vida.

Esta vez no cerraré el blog, tan sólo lo dejaré con esta entrada como final de temporada, y con un "próximamente" para volver un día de estos a continuar esta historia.

Un placer haber estado a vuestro lado y que me hayais ido siguiendo. Nos vemos...



lunes, 22 de julio de 2013

Capítulo V. La historia continúa...

Bueno, y esta es la segunda entrada prometida: la actualización de mi novela particular.
Hay muchos temas que tratar, así que haré una lista; como siempre.

1.    Tema deportivo. Aunque he dejado de grabar y editar mis sesiones de entrenamiento (falta total de tiempo para andar con la cámara), no significa en absoluto que haya dejado de hacerlo. Si recordáis, el objetivo deportivo para este año era clasificarme para poder correr la final nacional que este año es en casa, en Ferrol. Pues por fin lo he conseguido.

A finales del mes pasado hubo una travesía en Vigo, saliendo de Nigrán y llegando a Baiona, donde por primera vez… quedé de primera! Era mi tercera carrera (las otras dos habían sido en el nacional de hace dos años, en Cantabria, y donde había quedado de última en mi categoría) y esta vez me impuse por 6 minutos enteros a la segunda clasificada! No me lo creía. Fui con BoyPro, mi mejor amigo y entrenador, que también compitió, y me sacó 4 minutazos, y tan pronto me enteré de que era la primera (estuve remando toda la travesía sin estar 100% segura), corrí al agua y me abalancé sobre él para caer los dos bajo la superficie. Al parecer nos vio toda la playa, pero yo ni me enteré. Sólo tenía fuerzas para ir hasta él y abrazarlo, y luego dejarme caer en la tabla y en el agua fresquita tras 54 eternos minutos remando a más no poder con un sol de justicia. Y con ese podio no sólo gané mi primera carrera, sino que como era un evento clasificatorio para el nacional, también me gané un puesto en el campeonato. Más feliz, imposible.

Desde ese día he vuelto a otra travesía, esta vez en Castrelo de Miño, donde quedé segunda en una carrera muy reñida donde la primera clasificada me sacó medio minuto, y yo le saqué 16 segundos a la tercera, tras adelantarla en el sprint final llegando a meta. En esa carrera en teoría iba a ir sola, pero en el último momento se apuntó BoyPro, así que no había tabla y remo bueno para los dos, por lo que le cedí el remo bueno y yo empecé remando con uno de niños que hizo que al poco de salir y colocarme en cabeza, me adelantaran las otras dos chicas y me dejaran fácilmente atrás. BoyPro se dio cuenta de lo que pasaba, y entre que él estaba cansado y no tenía opción de podio, y que es un colega como hay pocos, dejó de remar para que lo alcanzara y cambiáramos de remo. Así que de los 5km, me pasé 4 remontando e intentando alcanzar a las dos chicas, y el último lo utilicé para sprintar y dejarme las pocas fuerzas que me quedaban tras dejarlo todo en esos primeros metros con el remo malo. Pero lo conseguí, así que aunque no fue el primer puesto, sí fue el más trabajado hasta el momento, así que estoy tan orgullosa, si no más, que como del del fin de semana anterior.

Ahora lo que resta es seguir entrenando, seguir compitiendo en cuantas carreras se organicen, para intentar hacer todos los podios posibles, e intentar conseguir un patrocinador que me ayude tanto con el material (estamos corriendo con tablas de escuela, que es como ir con mi Clio del 94 contra Ferraris último modelo), como para que me ayude con la gasolina para los desplazamientos. Este finde hubo una travesía muy chula en Portugal, Moledo, clasificatoria además para el nacional portugués, pero que me coincidió con una competición de triatlón en la que trabajo de oficial. Y claro, tuve que elegir entre perder un montón de dinero en gasolina yendo a competir a mitad de Portugal, o quedarme en casa e ingresar un dinero que me viene muy bien para cubrir los gastos de desplazamiento a Vigo y Orense. Y con todo el dolor del mundo, porque me apetecía muchísimo ir, tuve que renunciar y quedarme con el trabajo. Pero en fin, quedan como mínimo otras tres carreras por Galicia, así que espero poder la oportunidad de la revancha en breve.

2.    Tema sentimental. En realidad este párrafo lo estoy escribiendo por segunda vez, cambiándolo totalmente respecto a la primera versión. En la primera versión decía que como tanto mi anterior pareja como la actual tienen la dirección de este blog, me daba cierto reparo contar las cosas como pasaron, pero he decidido que mi blog es mío, y que tengo todo el derecho del mundo a escribir lo que me apetezca en él. Y al que no le guste, que no vuelva.

Como ya dejo ver en esta introducción, he cambiado de pareja. La relación que tenía hasta hace un par de meses tocó fin tras pasar un año entero juntas. La chica era la primera chica con la que había estado, y en su momento rompimos la relación por no hablar las cosas. Ahora, dos o tres años después, decidimos retomarla, pero con la condición de que no repetiríamos el error del pasado y sí que nos diríamos las cosas. Yo cumplí mi parte del trato, pero ella no. Le di un montón de oportunidades, toques de atención y casi ultimátums, sin ningún tipo de respuesta por su parte, así que no pude evitar que mis sentimientos se enfriaran, y acabé cortando de nuevo la relación. Pensé que en esos años separadas habría cambiado, que la razón por la que lo dejamos la otra vez habría desaparecido, pero me equivoqué. Siempre le tendré mucho cariño, porque la primera chica con la que estás siempre es especial, pero ahora sé que nunca podremos estar juntas.

Así que decidí ampliar mis círculos lésbicos. No buscaba nada: ni otra relación, ni un rollo, ni nada. Simplemente me apetecía conocer gente nueva, y ampliar mi bollomundo, porque vivo en heterolandia y a veces se echa de menos un poco de comprensión en ciertos temas. Así que decidí probar una conocida aplicación lésbica para conocer gente, y quedé con una chica. Mi idea era simplemente conocerla, pero acabamos liándonos, aunque luego decidimos ser simplemente amigas y conocernos mejor, para acabar empezando ya algo más serio un mes más tarde.

Es una chica única, tiene cosas que considero imprescindibles en una pareja y que nunca había encontrado hasta ahora. Se interesa por mí, por lo que hago, al nivel que para mí va implícito al estar unido a alguien, y que por tanto, hago yo, pero que nunca habían hecho conmigo. Alguna lo hizo por controlarme, otras pasaban por desinterés, otra por no sé muy bien qué (mi primera y última pareja, que es algo que nunca entendí y siempre me hizo sentirme muy dolida). Se preocupa por mí, le encanta dormir formando un nudo conmigo, que es la única manera en la que quiero dormir con mi pareja, es igual de cariñosa que yo, me hace sentir cómoda y segura a su lado… En estos dos meses no he visto todavía una sola cosa que no me guste de ella. Ayer aun me lo preguntaba, y le dije que sólo había dos cosas que cambiaría para que fuera totalmente perfecta:

a)    Le ajustaría la temperatura corporal a la mía, porque es muy friolera y me paso las noches bañada en sudor con tanta manta
b)    La tranquilizaría respecto al tema de la visibilidad, porque fuera de las paredes de casa, no podemos tocarnos ni besarnos

Respecto al primer tema no puedo hacer nada; los poros los tendré relimpios, lo cual está bien, pero el pelo me suda tanto que lo tengo que lavar cada dos días. Pero como eso no hay manera de cambiarlo, pos ajo y agua. Y respecto al segundo tema, cada uno lo lleva como puede, así que no me queda otra que aceptarlo. Sí es cierto que las tres veces que me he acercado a ella y ha habido riesgo, y me ha cortado el gesto o hecho referencia a él las tengo bien grabaditas, porque no estoy acostumbrada a ese “rechazo”, pero no es nada con lo que no pueda vivir,  y en teoría está trabajando en ello, así que yo la ayudaré en todo lo que pueda para que se suelte y pueda ir tranquila por la calle en vez de buscando paparazzis y francotiradores por las esquinas como va ahora.

Lo que me llama más la atención de nuestra relación es que, pese al poco tiempo que llevamos, parece que lleváramos juntas toda una vida. Mi hermana lo comentó incluso hace poco, en la Feria Medieval, que fue donde se la presenté; hablamos de un montón de cosas, las tres, y muchas fueron de gente que ella aun no conoce, o de cosas que pasaron antes de conocernos, pero de las que yo ya le había hablado en alguna u otra ocasión. Lo que no me esperaba es que mi hermana se diera cuenta del detalle y nos preguntara que si de verdad llevábamos un mes y pico, haciendo referencia a que era imposible que le hubiera contado tanta cosa en tan poco tiempo. Me encantó el detalle. O la naturalidad con la que hacemos las cosas, estamos juntas, o planeamos cosas del futuro. Como una pareja que llevara años. Sin embargo, al mismo tiempo, no podemos parar de besarnos ni quitarnos las manos de encima. Hasta el punto de que perdemos muchas horas de sueño y se empieza a convertir en un problema, pero que no podemos evitar. Y eso es algo que nunca había sentido con nadie; el no poder parar de besarla hasta el punto de no querer dormir en toda la noche, repitiendo la escena noche tras noche.

Y es que no sólo es la primera con la que siento una conexión tan profunda y tan rápida, sino que es la primera con la que tengo una relación sana y normal. Ya he tenido una relación sana, pero era a distancia. La he tenido “normal” (léase convivir y compartir cosas diarias), pero era insana totalmente. Ahora estoy con una persona que hace lo mismo que yo: trabajamos las dos, tenemos nuestra propia casa las dos, nuestro propio coche, nuestra propia libertad… Para mí el poder compartir lo que tengo es fundamental, y que la otra persona lo comparta conmigo, y aunque yo tengo quinientos trabajos, y ella un trabajo a turnos con días libres rotatorios, hacemos las dos por estar juntas y vernos el máximo tiempo posible, pero dejando al mismo tiempo la libertad necesaria para que yo pueda ir a entrenar o que ella haga sus cosas.

No sé, es la relación perfecta, que siempre quise, y con una persona que me da lo que siempre quise, que no es más ni menos que lo que doy yo. Me quiere de la misma forma en la que quiero yo. Me tiene tonta perdida.

3.    Tema casa. Vamos a pasar a otro tema, porque sino acabaría monopolizando el blog con ella…

Mi piso sigue avanzando, le sigo llevando cositas y comprándolas. Lo último que hice fue imprimirme un montón de fotos de Álex para poner en la pared, o recoger los palés que harán el soporte de mi cama, pero no he podido llevarlos al piso todavía porque me lo están reformando. Cuando lo alquilé me dijeron que iban a hacer una obra para renovarme la galería (es todo galería), y que sería poco tiempo. En teoría iba a ser cosa de una semana y poco, pero va a empezar la tercera y todavía sigo sin cristales en la sala, y sin empezar en las otras dos habitaciones. Sí están las ventanas de la cocina y el vestidor, pero tampoco están rematadas, así que a saber… mis llaves de repuesto las tienen los obreros, que pasan cuando quieren, así que obviamente, desde que empezaron las obras, yo no vivo ahí.

La hora de la comida en el curro es una hora literal, así que tenía que elegir entre comer en el curro y morirme de asco los 45 minutos restantes, o ir a comer a casa de mi madre. Como mi madre cuadró estas dos semanas que estaba de vacaciones y sólo estaba mi hermana, la decisión fue obvia. En cambio, respecto a lo de dormir, tenía que elegir entre la casa de mi madre y la de mi novia. En principio decidí dormir un par de noches a la semana con mi hermana y el resto en la de mi novia, pero en la práctica dormí la primera en la de mi madre y el resto ya fue con mi novia. Así que claro, ahora pongo lavadoras en mi piso, como en la casa de mi madre y duermo en la de mi novia. Resultado? Ya van dos veces que me quedo sin bragas y no sé ni dónde están. Inconvenientes de vivir entre tres casas… Ahora tengo ropa en mi piso, ropa en su casa y ropa en el maletero de mi coche, el desodorante en la mochila del trabajo y tampones ciscados por todas partes. Un poco caos, la verdad. Estoy súper bien viviendo con ella, con las coñas resulta que ya estamos viviendo juntas, y todo es perfecto, pero echo mucho de menos mi piso.

Las veces que he ido a por ropa, a regar el bonsái, o a poner la lavadora, me ha dado mucha pena el no poder quedarme y no poder tirarme en mi recién llevado sofá, o hacer el vago tirada en el colchón con la música que me gusta sonando en mi súper mini cadena. Me encanta vivir en su casa, y estar con ella a todas horas, pero llevo cinco meses sufriendo en casa de mi madre por no tener mi libertad y mi propio espacio, y es como si lo necesitara. Ojalá acaben las obras ya, porque echo mucho de menos estar en él. Que luego será un problema para mí, porque no sabré dónde quiero estar de los dos sitios, pero que todos los problemas sean esos, no? ;)

4.    Tema curro. Pues como decía en el post anterior, sigo trabajando en mi curro soñado y adorado, pero llevo ahora dos semanas (y parece que van a ser tres) donde estoy sola y nadie me manda nada de trabajo. Mis tres compañeros están en una fábrica que está de parada (eso significa que se para toda la actividad para poder hacer los reajustes necesarios para poder seguir. Uséase, hay que hacerlo a toda leche porque cada minuto que está parada, se está perdiendo pasta), y como yo estoy de becaria, no se me permite la entrada por motivos de seguridad. Resultado? Estoy aburrida en la oficina, sin ver a nadie en días, y sin que nadie me mande nada, porque el jefe de mi departamento está demasiado liado y es demasiado cabeza loca como para mandarme hacer algo o responderme al mail que le mandé ya hace 5 días.

Qué hago entonces? Aparte de morirme de asco e intentar batir mi propio record en el Solitario Spider? Pues salieron ahí atrás unas oposiciones para Ingeniero Técnico para la Xunta de Galicia que estaban convocadas en el 2011. Mi madre me pasó la información y me dio dos motivos para intentarlo:

a)    El día que quiera sacar unas oposiciones, ya sabré cómo son
b)    Si aprobara, y no me interesara la plaza, siempre hay un plazo para prorrogarla y tomar posesión

Me parecieron buenos motivos, así que tras 30 euros de tasas y 40 en fotocopias del temario, ahora tengo tres fantásticos tochazos para entretenerme en mis horas muertas. Como mínimo será en noviembre, así que ya tengo entretenimiento para todo el verano. O como mínimo, tres fantásticas calzas para una mesa coja. ;)

Y bueno, creo que ya me he extendido bastante y he cubierto los temas más importantes de mi vida actual, así que voy a cogerme uno de mis tres tochazos y a matar el tiempo subrayando hasta que sea la hora de comer.

Nos vemos en la siguiente entrega!


Capítulo IV. Reflexiones

Llevo muchísimo sin escribir, lo sé. Tanto, que empiezo a plantearme volver a cerrar temporalmente el blog, porque mi idea era mantenerlo como una especie de diario/novela/serie de mi vida. Pero si ponga cada “capítulo” cada mes o más, no hay dios que se enganche a esta historia… Pero entre que no tengo Internet en el piso, que no quiero bloguear en el trabajo, la aplicación de Blogguer no me deja justificar el texto, y que ando a caballo entre tres casas y la playa… pues es francamente difícil mantener un ritmo decente de posteo.

Así que hoy voy a hacer dos entradas. Y las voy a postear desde el trabajo. Qué carallo…

La primera es una reflexión, la segunda es la actualización de mi novela particular.

En esta primera me apetece dejar vagar un poco la mente. Sobre lo curioso de estar en el trabajo que siempre habías soñado, y al mismo tiempo estar odiándolo con todas tus fuerzas. Yo siempre quise trabajar programando autómatas, robots, haciendo pantallas… frikismo 100% y además, remunerado. Pero qué pasa? Que vivimos en un mundo tan interesante que, para que les salga barata, me contratan como becaria, y luego cuando hay obras y surge mi oportunidad para aprender, no me dejan entrar en las fábricas por no tener relación laboral con mi empresa. Muy inteligentes. Y vale que sean algunas visitas las que me pierda, pero es que esta es la tercera semana que mi departamento al completo está fuera en una fábrica que está de parada, y me dejan sola sin trabajo que hacer. Y eso no lo soporto. Prefiero mil veces (qué digo mil, un millón!!!) hacer el trabajo más monótono y aburrido del mundo, que no tener nada que hacer. Pues así llevo dos semanas. Y parece que esta va por los mismos derroteros…

Así que nada, me encuentro entre pensando en lo curioso de estar en el curro de mis sueños, y estar más aburrida y asqueada que nunca, planteándome incluso si debería cambiar de trabajo (mi cerebro dice que no, que entonces tendría que volver a empezar la curva de aprendizaje otra vez desde cero, así que no lo voy a hacer), pero ganas no me faltan… Y mientras qué hago para entretenerme? Escuchar flaix.fm (la máxima ya me cansa, y me parto escuchando las noticias en catalán), jugando al solitario spider (llevo más de 1000 partidas, espero que no me pidan el ordenador para una inspección sorpresa) y subrayando el temario de unas oposiciones a las que me he apuntado todavía no sé muy bien porqué.

Pero si soy sincera, en lo que estaba reflexionando ahora mismo es en este mundo nuevo ciberdigital que hemos creado, lleno de tweets, posts, publicaciones, muros y wassaps, donde eres un bicho raro si no publicas a cada segundo/hora lo que estás haciendo o se te pasa por la cabeza. Y donde al más puro estilo Pokemon, tienes que tener agregados a cuantos más amigos (más bien personas a secas), mejor.

Yo no soy de contar mis cosas por las redes (curioso decir esto teniendo un blog), pero lo que comparto es porque quiero que lo lea gente que no me conoce de nada y quiere conocerme, o gente que ya me conoce, pero tengo lejos. Así pueden seguirme los pasos y saber de mi vida, cuando soy incapaz de sacar un ratillo para descolgar el teléfono y ponernos al día. Esa fue la idea de crear este blog.

El twitter lo tengo para seguir a La Voz de Galicia y La Opinión A Coruña; es decir, para estar informada de las cosas que pasan y ahorrarte el tener que comprarte un periódico o irte a un bar a leerlo. Que al final se te acaba apuntando más gente, y claro, los tienes que seguir también.

El face lo empecé por temas de surf, para estar en contacto con la gente que conocía en cursos, clases o campeonatos, así que es tema curro 100%.

Y el tuenti es donde ponía todas las tonterías que hacía, sin ningún tipo de censura ni vergüenza, y donde tenía agregados a todos y cada uno de mis amigos, y sólo añadía a gente que conocía en mi vida real.

Entonces, qué pasa cuando quieres compartir algo que no le puedes decir a nadie, ya sea por no preocuparlos, o porque te mueres de vergüenza?
a)      El blog descartado, porque aunque en principio no te conoce ni Cristo, eres tan lista que le has dado la dirección a tu novia y a tu hermana
b)      El twitter descartado también, porque tengo gente del surfing que no tiene por qué conocer mi orientación sexual de manera tan gratuita
c)       El face lo mismo, está orientado única y exclusivamente a temas de trabajo
d)      El tuenti lo dejé cuando se separó mi grupito de la Uni y nos mudamos al wsp, así que ya hace meses que no entro

Qué te queda entonces? Cuando de normal no dirías nada, pero esta maldita sociedad ha hecho que tengas la necesidad de compartirlo (yo prefiero pensar que lo estoy sacando en vez de tragármelo)? Pues coger la opción menos mala, qué remedio… y por eso estoy aquí ahora.

Y lo que me toca las narices ahora mismo es… el tema de los celos. Yo nunca he sido una persona celosa: siempre he dejado que mis parejas hicieran lo que quisieran sin sospechar nada en absoluto ni preocuparme lo más mínimo. Si me preocupara lo que hacen cuando no están conmigo, viviría tan angustiada que no podría sobrevivir la relación, así que cuando estoy con alguien, le doy 100% de confianza. En el momento en que desconfíe, la relación se acaba. Y si alguien decide ponerme los cuernos, o las pillo en la cama in fraganti total, o nunca me enteraría, por muy obvio que fuera el caso (como ha sido, por cierto, y ni se me ocurrió desconfiar).

Así que no estoy muy acostumbrada a ese sentimiento que se te instala cuando sientes celos. Pero esta mañana tengo un pequeño monstruo verde que se me ha colado dentro y me está amargando el día… Y todo por una tontería, está claro. Yo le he hablado a mi novia de mis ex (novias, rollos, líos, etc) y ella más o menos también. Y sin problema, claro. Pero esta mañana he descubierto que a una de sus ex-rollos sí la conozco. Y desde que he salido de casa me persigue la imagen de ellas dos juntas. Y me pone de un humor que no me gusta nada y en un estado al que no estoy nada acostumbrada.

Y no sé por qué, sinceramente. Puede que sea porque las conozco a las dos, y por tanto le puedo poner cara a esa persona que compartió tanta intimidad con mi chica. Que es absurdo, porque ya no se llevan, y pertenece totalmente al pasado. Y yo nunca he sido una persona posesiva, peeeeero… No sé. Una loca con la que estuve (celópata perdida, por cierto) me dijo que ella consideraba los celos como una especie de piropo, porque si sientes celos, es porque no quieres perder eso tan bueno que tienes. Hasta ahí puede que tenga razón; lo que te importa una mierda, te importa una mierda perderlo. Lo que pasa es que ella lo llevaba al extremo… aunque esa es otra historia. Así que no sé, puede que sí sea porque esta chica me importa de verdad, aunque prácticamente acabe de entrar en mi vida, y me aterre la idea de perderla. Tendré que seguir reflexionando sobre el tema. Lo que sí sé es que me afecta lo suficiente como para enfadarme, ofenderme (conmigo misma, no con ella) y encerrarme en la torre más alta de mi castillo para que no pueda entrar ni hacerme daño. Ni ella ni nadie. Así que me espera una mañanita fina. No, si al final tendré que alegrarme de estar sola para que nadie me tenga que aguantar en este estado…




domingo, 23 de junio de 2013

Capítulo III. Mi nuevo hogar

Siento muchísimo espaciar tanto las entradas, pero entre que en el curro no quiero entrar en el blog (ya bastante entro en páginas donde no debería) y que sigo sin Internete en el piso... no tengo donde bloguear. A ver si en breve ya me pongo mi propia conexión (me da demasiada pereza hackearle la suya al vecino, aparte que quiero ir de legal por la vida) y ya vuelvo a un ritmo normal de actualizaciones.

Por lo de ahora os diré que... ya estoy totalmente emancipada e independiente!! Llevo ya dos semanitas durmiendo en mi nuevo hogar, que comenzó siendo prácticamente un solar abandonado, pero entre visitas a casa y a al Ikea ya va tomando forma...

Os lo presento:



Esta es la primera habitación que queda al entrar, a la derecha. Suelo de corcho, súper amplia y luminosa, no sé qué porras hacer con ella, xDDD. En principio mola para habitación, pero de aquí a que me pueda permitir tener sofá Y cama, me temo que se quedará vacía. Ahora mismo la tengo llena de cosas por el suelo, y el proyecto más cercano es convertirla en mi dojo y área deportiva, ya que en agosto cierra el dojo y no quiero dejar de hacer karate con regularidad.

 


Esta es la siguiente habitación. Es demasiado pequeña para habitación, pero enorme para cuarto de plancha, despensa, o cualquier otra cosa, así que creo que la dejaré como habitación para guardar DE TODO. De hecho, ahora mismo tiene desde una tabla de surf, a una bici, a una guitarra eléctrica con amplificador incluído... Creo que es la última que tomará conciencia propia en mi casa, si es que algún día deja de ser "la habitación de los trastos".




Esta es la habitación del fondo a la derecha, la más amplia de la casa. Obviamente ésta será la sala, pero como ya he dicho, con su colchón pertinente ahora hace de sala, habitación, comedor y habitación de invitados. Apañadito el espacio para todo eso, eh? XD Lo primero que llevé fue mi súper mini cadena, ya que soy incapaz de vivir sin música, y lo segundo ya fue el colchón. Qué más necesito para vivir?




Al fondo del pasillo, cuando entras, ves este espacio. Llamarlo "habitación" me parece un tanto atrevido, así que lo llamaremos "estancia". Yo no hubiera sabido qué hacer con él, pero la propia chica de la inmobiliaria me dio la solución: dado que no tengo ningún armario empotrado, porqué no convertidlo en... un vestidor?? Pues dicho y hecho!! Tres burros del Ikea y una estantería del Akí han hecho de ese espacio vacío la envidia de toda mujer hecha y derecha! :D




Esta es la cocina, nueva a estrenar, y con una mesa horrible que quitaba mogollón de espacio que obviamente largué de ahí tan pronto tuve la oportunidad. Ahora me toca alegrarla un  poquillo, porque los azulejos esos le dan un aire súper antiguo, así que a ver qué apaño...




Este es el baño, que es lo que deja más claro la antigüedad del edificio. Pero mira, cuando tenga invitados lo último que voy a hacer es llevarlos al baño, así que... me da igual. Es pa lo que es, y punto.




Y esta es la vista que hay nada más entrar en el piso, con el vestidor al fondo, las habitaciones a la derecha, y el baño y la cocina a la izquierda.

Estas fotos las saqué cuando aun no había llevado nada ni estaba viviendo, ahora desde luego ya es otra cosa, pero lo dejo para otro post, jeje, que ahora me toca volver a mi pisito a seguir montando estanterías.

Más próximamente...